Empresas orientadas al éxito: Configuraciones Organizacionales (III)



¿De qué manera ayudan a cumplir ese objetivo?

​La respuesta es sencilla: proporcionando información relevante.

​La información nos ayuda a impulsar proyectos o a detectar las barreras que los bloquean. En cualquier proceso de toma de decisiones, es evidente que conforme más información tenemos a nuestro alcance, mayor es el ajuste de nuestras expectativas a la realidad y, por tanto, mayores son nuestras probabilidades de éxito. Y aquí es donde entran las configuraciones sistémicas, una forma de comunicación que nos permite acceder a una gran parte de información que no utilizamos y a la que, sin saberlo, estamos renunciando en los procesos racionales de resolución de problemas con la pérdida de posibilidades que ello supone.


Hoy sabemos que la información no es homogénea y se clasifica, de modo esquemático, en dos grandes grupos que completan nuestro conocimiento total. El primero es el conocimiento explícito o lógico-verbal -al que se dirigen la mayoría de herramientas convencionales de gestión y dirección de empresas a las que nos hemos referido- y el otro, es el denominado conocimiento implícito, integrado por lo que llamamos intuición, sabiduría o experiencia, al que se dirige esta forma de trabajo sistémico. La mayor parte del "iceberg" que configura nuestro conocimiento es implícito y se mantiene oculto, desaprovechado, en estado latente en nuestro yo inconsciente, y sólo accesible a través de canales de comunicación no explícitos, que emplean otro tipo de lenguaje.


Enfoque Sistémico

​​Las configuraciones organizacionales trabajan además, como se ha indicado, desde una visión sistémica. Todo está interconectado y todo pertenece y se relaciona de un modo sistémico. La empresa no es una excepción a esta visión sistémica, ni escapa tampoco a sus reglas. Una empresa es un sistema complejo de personas, elementos y jerarquías, que pueden estar ordenados o en desequilibrio. En la empresa todo está interconectado tanto interna como externamente y la afectación de un elemento tiene efectos en el resto del sistema. Recordando el antiguo proverbio chino: «el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo». Así, del mismo modo que a nivel organísmico, un esguince de tobillo puede estar provocando una cervicalgia, la mala relación entre los empleados del departamento financiero, puede estar ocasionando un descenso en las ventas de los equipos comerciales, o la precariedad económica que hubo en la familia de origen de uno de los socios, puede proyectarse en la limitación de ganancias de la empresa, por poner algunos ejemplos. Comprender los principios sistémicos que rigen la vida de la empresa como sistema, permite entender el origen de muchos conflictos ocasionados cuando tales principios no son respetados.


En el trabajo sistémico se observa lo que sucede, pero no a cada individuo o elemento en sí, sino a todos en su contexto, como elementos vinculados a las dinámicas de la empresa. Esto nos permite acceder también a información que se encuentra en el sustrato profundo y conjunto de los miembros de un mismo grupo o sistema organizacional, campos de información colectiva, difíciles de visibilizar desde un enfoque tradicional de búsqueda de responsabilidad de un puesto o departamento concreto. Esta clase de información suele ostentar una relevancia significativa para la supervivencia y crecimiento de la empresa, por lo que es importante sacarla también a la luz y que sea tomada en consideración en los procesos de decisión. Todos los elementos y personas de la empresa u organización forman parte de la misma. Todos pertenecen y es necesario incluirlos a todos. Si no se hace, parte de la información quedará excluida y la visión de la dinámica organizacional será incompleta.

Y toda esta información no se extrae de largas sesiones de sesudas descripciones analíticas, sino a través de imágenes de solución, en ocasiones muy simples.


Empresas orientadas al éxito: Configuraciones Organizacionales (IV)

Manuel Goizueta López es Psicólogo y Licenciado en Derecho. Ha trabajado durante 17 años en puestos directivos y comerciales de diversas entidades financieras. Formación en Gestión y Dirección de Empresas, Gestión de RR. HH. y Gestión Comercial. Máster en Mediación y Gestión del Conflicto y Máster en Psicología General Sanitaria. Se dedica desde 2015 al ejercicio profesional de la psicología y la consultoría, como especialista en configuraciones organizacionales y constelaciones familiares. Es funcionario de carrera del Cuerpo Facultativo Superior de Especialistas Psicólogos de la Diputación General de Aragón.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square