"Participar en una Constelación es una experiencia única, sorprendente y reveladora"

"El origen de los problemas que te bloquean"

La historia de nuestro sistema familiar tiene su efecto en nosotros: cómo se vivió el amor, el trabajo, el éxito, las dificultades, las relaciones padres/hijos... etc. Todo ello nos condiciona, siendo sobre todo la relación con nuestros padres en nuestra primera infancia, la que más va a marcar nuestras relaciones posteriores.

Por eso nos cuesta tanto cambiar, porque durante esa etapa hemos ido adoptando, lenta e inconscientemente, roles y patrones de conducta a los que somos profundamente leales y que van a constituir nuestra guía, para desenvolvernos en el mundo y relacionarnos con nuestro entorno durante el resto de nuestra vida.

 

En el trabajo de constelaciones familiares salen a la luz esas dinámicas de fondo que rigen nuestro camino, permitiéndonos comprender por qué nos sentimos o nos comportamos de una determinada manera. A partir de esa comprensión surgen soluciones que no contemplábamos y que nos permiten orientarnos, esta vez desde la decisión personal y consciente, hacia maneras de vivir más cómodas y funcionales.

¿Cómo funcionan?

 

Las constelaciones familiares son un tipo de intervención sistémica, en la que se observa al individuo no aisladamente, sino en el contexto de un sistema más amplio, el sistema familiar. Además es un trabajo de observación, de mirar lo que está sucediendo, trayendo a primer plano intrincaciones inconscientes y ocultas que no por no verse, no significa que no existan y que no estén produciendo su efecto en nuestra vida.  Podríamos afirmar en este sentido, que lo invisible mueve los hilos de lo visible.

El trabajo se lleva a cabo de una manera directa y sencilla, que consiste en la representación espacial del asunto, de tal modo que el interesado se convierte en espectador de lo que sucede, visualizando desde una perspectiva global su problema y disponiendo de una información a la que desde su lógica-mental no podía acceder. De dicha representación surge una comprensión natural del asunto, que nos lleva a su vez a imágenes nuevas de solución, generalmente bastante sencillas.

¿Qué tipo de asuntos se pueden trabajar?

Las constelaciones son como unas lentes que sirven para mirar la realidad y a priori, todo puede ser susceptible de ser observado. Desde esta perspectiva y en cuanto que todo puede ser mirado, las constelaciones se pueden aplicar a todo tipo de asuntos.

No obstante, a modo orientativo, podemos citar algunos asuntos específicos que hemos trabajado en constelaciones:

  • Conflictos familiares

  • Distanciamiento entre seres queridos

  • Falta de fluidez en la relación con padres, hermanos o hijos

  • Dificultades de nuestros hijos

  • Relaciones de pareja

  • Afectividad y sexualidad

  • Desconfianza hacia los hombres/las mujeres

  • Sucesos traumáticos

  • Sentimientos de rabia

  • Ansiedad y preocupación excesiva

  • Sintomatología psicosomática

  • Tristeza

  • Anhedonia (dificultad para disfrutar)

  • Dificultades para encontrar sentido a la propia vida

  • Ira y agresividad

  • Sentimientos de culpa

  • Autoestima

  • Inseguridad y falta de confianza

  • Miedos y fobias

  • Pensamientos obsesivos

  • Autoexigencia excesiva

  • Déficits de autocontrol

  • Regulación de la sensación de hambre

  • Conductas adictivas

  • Insomnio

  • Pesadillas

  • Cansancio

  • Problemas laborales

  • Limitaciones persistentes de índole económica

  • Problemas de comunicación

  • Aislamiento y dificultades para relacionarse

  • Autonomía y toma de decisiones... etc.

Para más información puedes leer el siguiente post del blog:
¿Qué son las constelaciones familiares?
MANUEL_MG_5438+logo.jpg